Y es que, por medio de la tecnología, los suecos están superando los principales desafíos que plantean las grandes urbes en temas como cuidado ambiental y movilidad.