Reino Unido y la Unión Europea se suman a la acusación y piden "responsabilidad" al gobierno chino.