Para la banca, la digitalización significa estar preparado para el futuro, racionalizando las infraestructuras y utilizando servicios en la nube.