Los dominios blockchain representan una nueva clase de activos digitales que permiten almacenar detrás de un nombre legible, además de la dirección web tradicional, las direcciones de Bitcoin, Ethereum, Jobchain o Cardano así como el correo electrónico, o usuarios de redes sociales.